Archivos Mensuales: enero 2015

NOTA DE HORACIO VERBITSKY PUBLICADA EN EL THE NEW YORK TIMES

En su edición del 28 de enero, el diario estadounidense The New York Times publicó una nota sobre el caso Nisman escrita por Horacio Verbitsky. Aquí se reproduce el texto completo.
Por Horacio Verbitsky
El 14 de enero el fiscal Alberto Nisman acusó a la presidente Cristina Fernández de Kirchner y a su ministro de Relaciones Exteriores Héctor Timerman de encubrir la denunciada participación de Irán en un ataque terrorista de 1994.
Nisman fue hallado muerto cuatro días después, horas antes de su programada presentación para exponer sobre sus hallazgos ante el Congreso. Los títulos de los diarios en todo el mundo sugirieron que el gobierno tenía alguna responsabilidad en una de esas tragedias, o en ambas. Yo no lo creo.
Antes de que lo encontraran con una bala en la cabeza, Nisman había investigado durante casi una década el peor ataque terrorista en la historia argentina, la voladura del centro comunitario judío de Buenos Aires, que mató a 85 personas en julio de 1994. Su muerte conmovió al país y distrajo la atención de su escrito acusatorio de 290 fojas. La oposición veía la audiencia en el Congreso como un arma contra el gobierno mientras el partido gobernante se prep araba para señalar los puntos más débiles del escrito.
Los medios están filtrando fragmentos de 5.000 horas de grabaciones telefónicas de Inteligencia, en las cuales no se escucha a la presidente ni a su canciller. Además sobran los rumores acerca de si Nisman fue asesinado o se suicidó. La señora Kirchner osciló entre suponer que fue un suicido y sugerir que no lo fue. En un año electoral, aunque ella no puede postularse para un nuevo mandato, estas vacilaciones no favorecen a su partido.
Especulaciones a un lado, es importante cuestionar la exactitud de los cargos contenidos en la denuncia, que señala en dirección a Irán. El documento, que fue publicado on line, es autocontradictorio Leer más »

Share Button

LA VICTORIA DE LA IZQUIERDA EN GRECIA ESTREMECE EUROPA.

Foto Alexis Tsipras, líder de Syriza Desde Oslo a Madrid, pasando por Berlín y Bruselas, la victoria de Siriza en Grecia cuestiona los esquemas económicos y políticos arraigados en el Viejo Continente. ¿Tiembla Europa tras el seísmo griego? No es para tanto.
Por primera vez en la historia, un partido considerado a la izquierda de la izquierda se hace con la dirección de un gobierno de la zona comunitaria. El monopolio ejercido –democráticamente– por las tradicionales formaciones de centroizquierda y centroderecha, o si se quiere democristianos y socialdemócratas, ha sido perforado –democráticamente– por un partido que cabalga sobre la desesperación de una mayoría.
Alexis Tsipras, líder de Syriza lidera las parlamentarias en Grecia con un 36% de los votos En los mítines del partido ganador, Syriza, no se hacía alusión a conceptos ideológicos, a teorías que en el pasado han empujado a ciertas revoluciones en diferentes lugares del planeta. El mensaje era simple: subida de salarios, sanidad y transportes gratuitos, basta de humillación y dolor.
¿Nueva izquierda o populismo? ¿Es el nuevo programa de una nueva izquierda europea? ¿Es la única respuesta a las políticas de austeridad aplicadas a los países “manirrotos” del Sur de Europa? ¿Es una fórmula de éxito asegurado para el nuevo populismo surgido de la crisis? Desde Oslo a Madrid, pasando por Berlín, los líderes políticos y los politólogos se lo preguntan. El futuro apocalíptico que los partidos tradicionales europeos auguraban a los griegos si se atrevían a decantarse por Syriza y su líder, Alexis Tsipras, no ha afectado a una ciudadanía que lleva sufriendo desde hace años las consecuencias de los ajustes exigidos por Bruselas y Berlín. Pero esa ciudadanía es también en parte responsable de lo ocurrido. La victoria de Syriza aumentará “la incertidumbre económica”, advierte premier británico.
Grecia vive desde 1974 ‘cloroformada’ por la ayuda europea y la ‘prestidigitación’ política ejercida por las dinastías de los Conservadores y socialdemócratas se han estado repartiendo el poder y sus beneficios económicos entre sus respectivas clientelas, sin que el Partido Comunista griego tampoco pusiera en duda la perpetuación del sistema.
En tiempos de bonanza, hasta Bruselas podía hacer oídos sordos y ojos ciegos a las “especificidades” locales, como el hecho de que las grandes fortunas, los constructores de barcos (armadores) y la Iglesia estuvieran exentos de pagar impuestos. Cuando en 2009 la derecha se presentó a una elecciones anunciando medidas drásticas para frenar la crisis, el electorado prefirió creer las peroratas demagógicas del PASOK, el histórico partido de los socialdemócratas griegos que el domingo consiguió los peores resultado de su historia.
Millones de griegos han sufrido en pérdida de empleos, poder adquisitivo, o sanidad, la terapia de choque aplicada por la llamada ‘catastroika’ (Comisión Europea, Banco Central europeo y FMI), ha sido tan brutal, que a una mayoría de ciudadanos griegos la tentación de abandonar el club de Bruselas y su moneda común ya no les parece peligrosa sino, al contrario, una vía de escape.
Pero Grecia forma parte de un sistema, y dejar de formar parte de él no es tan sencillo. Atenas ha recibido ayudas económicas europeas por valor de más de 230.000 millones de euros desde que se vio incapaz de asegurar sus deudas. Y es desde Europa de donde tendrá que seguir afluyendo el dinero para superar la crisis. Horas después de la euforia, los nuevos dirigentes griegos ya hacían fila para renegociar su deuda. A Bruselas, a Berlín, a París u a otros paises comunitarios que han evitado la bancarrota griega no les conviene condonar esos préstamos y harán todo lo posible para facilitar una salida al vecino del sur. Otros “sureños” están también pendientes de la jugada para obrar en consecuencia. Los vecinos del Norte, los considerados ricos y prestamistas, no aceptarán por su parte facilidades de pago, y mucho menos perdones, a gobiernos de países considerados dilapidadores y poco serios con el dinero público. El dilema griego puede acabar de un hachazo con la solidaridad comunitaria.
Se vivió también como una derrota de la Canciller alemana, Angela Merkel, a la que se acusa de exigir el “austericidio” en la Europa del Sur. Alemania, por su parte, cree que los sacrificios que sus socialdemócratas aplicaron a sus conciudadanos y que los cristianodemócratas de Merkel han continuado, son un ejemplo que el resto de sus vecinos de la UE deberían seguir sin lamentos, y más si son sus bancos y sus ciudadanos los que sufragan el “desplifarro” griego.
La victoria de un partido de lo que en Europa se considera “extrema izquierda” ha sacudido –aunque fuera esperada– a todos los actores políticos.
En Francia, donde la izquierda socialdemócrata gobierna, la desaparecida extrema izquierda sueña con imitar a los griegos Pero no son solo los comunistas, los troskistas y el ala izquierdista del gobernante PSF los que se reconocen en la vistoria de Tsipras. También Marine Le Pen ha interpretado los resultados como un apoyo a sus tesis anti austeridad y anti Unión Europea. Lo que a muchos analistas da pie a considerar que lo que se ha vivido en Grecia no es la toma de poder de jóvenes bolcheviques del siglo XXI, sino el resultado de la angustia y desesperación de ciudadanos que solo ven una esperanza en las promesas de las nuevas formaciones populistas. Partidarios de la coalición de izquierda radical Syriza pactan con Griegos Independientes formar un gobierno de coalición En Grecia, Syriza ha convencido desde la izquierda. En Francia, el Frente Nacional hace lo mismo desde el otro extremo y con promesas similares. Podemos, el partido que se considera el Syriza español, inevitablemente ve en la victoria de Tsipras un anuncio de lo que sucederá en las próximas elecciones de finales de año. Para los conservadores del Partido Popular, en el poder, Grecia y España no son comparables. Los socialistas del PSOE observan cómo sus primos griegos desaparecen del escenario político. Era divertido y a veces patético observar en la noche del histórico 25 de enero griego la reacción de ciertos políticos europeos. Para algunos, el terror ante lo desconocido, la posibilidad democrática de que los votantes elijan opciones no “convencionales”, les quitó el sueño y les amenazó con rupturas de aneurisma. Otros desempolvaron viejas banderas y símbolos de un pasado preindustrial, como si los problemas actuales de Europa pudieran tener solución en recetas de siglos pasados. El futuro de Grecia y consecuentemente el de la Europa unida se empieza a jugar a partir de ahora. Lo desconocido es un desafío que debería estimular y no producir pánico. Dejando de lado euforia y temor, habría que felicitarse de que hoy en una parte del mundo la —por otros- denostada democracia pluripartidista haya permitido a una ciudadanía optar por una opción considerada radical. Ello, pesar de la presión de grupos mediáticos y económicos poderosos. Grupos a los que Syriza y Tsipras respetarán en el futuro como parte fundamental de esa normalidad democrática.

Share Button

ARGENTINA ADHIERE AL TRATADO DE MARRAKECH

En el Boletín Oficial del día 14 de enero de 2015, se ha publicado, y por lo tanto ya es ley vigente, la aprobación del tratado de Marrakech para mejorar el acceso a obras publicadas, para personas con discapacidad visual y otras discapacidades para la lectura.

Con el número de ley 27061, el Congreso de la Nación ha ratificado este tratado, que es muy importante, en el caso de Argentina, especialmente para impulsar el intercambio internacional de libros en formatos accesibles, la conformación de redes internacionales y el acceso a Bibliotecas para personas con discapacidad visual de otros países.

Ahora sólo resta que la Argentina, deposite en Ginebra, en la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, esta ley, para que la ratificación sea oficial y Argentina sea uno de los primeros diez países en el mundo en ratificar este tratado.

El tratado entrará en vigor, y será ley para los países que lo hayan ratificado, cuando se concreten las primeras 20 ratificaciones. Hasta el momento ha sido ratificado oficialmente por 5 países: India, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Uruguay y Mali. Paraguay y ahora Argentina, ya han promulgado sus leyes, por lo que están muy cerca de sumarse a esta lista.

El tratado se ha negociado desde 2009 en la OMPI, con un importante protagonismo de América Latina, ya que Ecuador, Brasil y Paraguay fueron los países que tomaron el reclamo y la propuesta de la Unión Mundial de Ciegos y fueron quienes hicieron la primera propuesta de tratado. Luego Argentina y México se sumaron como países patrocinantes de la propuesta, y el trabajo unido y comprometido de toda nuestra , junto con la p de las personas con discapacidad visual a través de la Unión latinoamericana de Ciegos, permitió sostener la negociación ante intereses muy fuertes y en momentos difíciles, hasta llegar a la adopción del tratado en junio de 2013 en la Ciudad de Marrakech.

Hoy América Latina sigue liderando el proceso de ratificaciones y puesta en práctica de este tratado, con la participación de muchas personas ciegas y organizaciones de cada país, buscando usar este instrumento legal como impulsor de un fuerte trabajo de redes y de aprovechamiento de recursos en los países de nuestra región.

En esta etapa del proceso ha sido fundamental el trabajo de la Diputada Socialista Gabriela Troiano, quien ha mantenido un permanente diálogo con las instituciones de ciegos y ha tenido desde siempre un especial interés en impulsar el tema. Ella logró que en noviembre, la cámara de diputados aprobara el proyecto de ley, y luego trabajó incansable entrevistándose con los diferentes senadores hasta lograr que en la sesión del 3 de diciembre, justamente el día de los derechos personas con discapacidad, se apruebe la ratificación que rápidamente ha sido también promulgada.

Pero una ley no cambia por sí misma la realidad, si no que hace falta seguir trabajando con este instrumento legal como herramienta, para lograr lo importante, que es que las personas con discapacidad visual tengamos mejor acceso a la lectura, contemos en tiempo y forma con el material requerido, tanto para educación, investigación o entretenimiento.

Tiflolibros – Primera Biblioteca Digital para Ciegos de Habla Hispana

Pablo Lecuona – Director – http://www.tiflolibros.com.ar

Share Button

GUALUMBA: SONIDOS DE CAPILLA DEL MONTE

Informe enviado por la Cooperativa Viarava:
Con alegría compartimos con ustedes el lanzamiento de “Gualumba: sonidos de Capilla del Monte”, el primer disco compacto de la Cooperativa de Trabajo Viarava Limitada, que contiene temas musicales de 15 artistas y bandas de Capilla del Monte y la región.
El disco está hecho con el talento de las y los artistas y la potencia de la acción cooperativa, que desde una mirada colectiva lo ha soñado, diagramado y trabajado cada día.
Comprando este disco compacto, además de disfrutar de la buena música de nuestro pueblo y llevar un regalo original y de calidad a familiares y amigos, colaboran con el proyecto de radio comunitaria de gestión cooperativa.
Artistas del disco: Raúl Cardona, Diego Clark, De a unito dúo, Silvia Pulido, Peperina en llamas, Liliana Álvarez, Sacha dúo, Julio Leal, Caídos de la parra, El ojo, Kusiya!, Los bichunos, El brote, Poni D y Tongakali.
Para adquirir este disco o consultar puntos de venta pueden escribir a viaravacooperativa@gmail.com, o llamar a los teléfonos celulares 11-6526-8749 o 351-767-4602 (Agustín)
Hecho en Capilla del Monte, Córdoba, Argentina
Más información sobre el disco:
Desde la Cooperativa Viarava estamos trabajando en la conformación de una radio comunitaria de gestión cooperativa, que busca garantizar el derecho a la comunicación de todos los sectores sociales de Capilla del Monte.
En ese marco nos propusimos la edición de este disco, para difundir la obra de artistas locales.
generar una producción local que permita sumar recursos para el sostenimiento del espacio radial.
fomentar la acción colaborativa para el desarrollo de proyectos comunitarios y la democratización de la cultura.
LANZAMIENTO DE UN NUEVO PORTAL DE NOTICIAS.
cdmnoticias.com.ar un completo portal de noticias de Capilla del Monte y de la región.
El nuevo Portal de Noticias es parte del proyecto Multimedial de la Cooperativa de Trabajo Viarava

Share Button

EL TERRORISMO SE NUTRE DE LA DESIGUALDAD SOCIAL

El reciente ataque terrorista en París obliga a reflexionar sobre el contexto y las causas de estos hechos.
Vale recordar que la ola terrorista tiene su origen y principal escenario en el mundo islámico de Medio Oriente y Asia. La misma expresa el fundamentalismo religioso y el conflicto hacia el interior de la propia fe, agravados por las rivalidades nacionales, los reiterados fracasos de la intervención de las grandes potencias y las disputas por el dominio de los recursos naturales, principalmente el petróleo. No es casual que, al mismo tiempo, prevalezcan, en esos países, condiciones extremas de subdesarrollo y pobreza, escenario de la desesperanza de una realidad agobiante. Sin alternativas ni futuro, Forjando entonces, el caldo de cultivo para la violencia y las soluciones mesiánicas. Naturalmente, son jóvenes los que forman los principales cuadros operativos del terrorismo en los países de origen y quienes se solidarizan con su causa en el resto del mundo. Es previsible que mientras subsistan las condiciones actuales continuará la violencia que, en un orden mundial globalizado, es también global, como acaba de confirmarlo el ataque en París.
La pobreza extrema y la ausencia de oportunidades de mejora social, educación y calidad de vida constituyen el factor fundamental que impulsa el terrorismo e impide resolver, por la vía de la negociación y la paz, los conflictos en el interior del mundo islámico y la proyección del drama al resto del mundo. El problema se proyecta a países democráticos, como Francia, en los cuales existen etnias y credos diversos, cuya convivencia creativa y en paz es amenazada por evidentes reacciones xenófobas.
En los países islámicos agobiados por los conflictos y el terrorismo no habrá respuestas eficaces y duraderas sin desarrollo, sin generación de empleo, educación y oportunidades. Estas son, asimismo, las condiciones necesarias para la estabilidad institucional y la solución pacífica de los conflictos.
La experiencia contemporánea de los países emergentes de Asia demuestra la posibilidad de la transformación de las condiciones económicas y la mejora de los niveles de vida de centenares de millones de seres humanos cuando se ponen en marcha los procesos de gestión del conocimiento, industrialización e inclusión social. Es decir, cuando se consolida la densidad nacional, despliegan políticas eficaces de desarrollo y se respeta la integridad territorial y la soberanía de los países. Imaginemos cómo sería hoy el mundo si China y Asia emergente estuvieran todavía agobiados por el atraso, la miseria y el sometimiento. Probablemente un infierno mucho peor que el actual.
Desgraciadamente, el orden económico mundial va, precisamente, en sentido contrario a lo necesario para erradicar el terrorismo y consolidar la paz. Va hacia el aumento de la desigualdad dentro de los países y, entre ellos, a la concentración de la riqueza en pocas manos, a los desequilibrios macroeconómicos generados por la especulación financiera y las políticas neoliberales que prevalecen en la Unión Europea y en la mayor parte de las economías avanzadas del Atlántico Norte. La ausencia, prácticamente absoluta, de cooperación internacional efectiva para resolver el problema de la desigualdad a escala global anticipa un panorama sombrío para el futuro de este siglo. Solo el ejercicio de la fuerza es incapaz de afianzar la paz y el orden del mundo global.
El reciente libro de Thomas Piketty, sobre El capital en el siglo XXI **, proporciona valiosa información en la materia. Relacionando el capital privado y el ingreso nacional como indicador relevante de la desigualdad, encuentra que, a principios del siglo XX, aquél representaba siete veces el ingreso nacional del conjunto de las economías analizadas. Era el nivel de concentración de riqueza más alto hasta entonces, situación coincidente con la agitación y los conflictos sociales prevalecientes en Europa y el resto del mundo de la época. No es probablemente casual que surgiera, en ese escenario de inequidad, la violencia anarquista, tan alarmante entonces como el terrorismo en la actualidad. Piketty concluye que, entre las dos guerras mundiales del siglo XX, la relación entre el capital privado y el ingreso descendió a tres veces. Esta reducción sustantiva de la desigualdad culminó en los “treinta años dorados” posteriores a 1945, con un crecimiento acelerado, el pleno empleo y la equidad ampliada por el Estado de Bienestar. Desde entonces, volvió a instalarse el aumento de la concentración de la riqueza. Actualmente, la relación capital privado/ingreso es de seis veces y se aproxima a los niveles extremos de desigualdad de principios del siglo XX. La tendencia es confirmada por otros indicadores sobre la distribución del ingreso (como el Indice Gini) y la riqueza, entre grupos sociales y países.
Sin caer en simplificaciones, es imposible no preguntarse si, como en la época de la violencia anarquista, la creciente desigualdad en la actualidad no tendrá algo que ver con el terrorismo contemporáneo. Probablemente sí, porque genera el caldo de cultivo para las expresiones violentas de los sectarismos religiosos y los conflictos políticos en Medio Oriente y otras latitudes. La situación actual es mucho más grave que hace un siglo. En aquel entonces, las evidencias de la desigualdad y sus consecuencias tenían lugar en el interior de cada país. Cada uno sabía cómo vivía el vecino pero no qué pasaba en el resto del mundo.
En cierto sentido, la desigualdad y la violencia anarquistas eran, entonces, un asunto “nacional”. En un mundo globalizado, es una cuestión planetaria. La abismal diferencia en los niveles de vida, entre el despilfarro de una minoría y las miserias de la mayoría, se proyecta a nivel global, contagia el comportamiento social, radicaliza la protesta y fomenta el terrorismo, cuyas causas manifiestas pueden descansar en otros factores (como el fundamentalismo religioso) pero se amplifican por la desigualdad.

Share Button

EL HORROR. . .

La masacre en la redacción de Charlie Hebdo es presentada como un empujón más hacia una Tercera Guerra Mundial, cuyos contendientes son el bien y el mal, la democracia y la barbarie.
Los medios de todo el mundo tienen la misma, o similar, interpretación: estamos siendo testigos de un nuevo capítulo del choque de dos conceptos de vida totalmente distintos, entre Occidente y el Islam, entre la democracia y el fanatismo religioso.
Sin embargo, el atentado deja expuesta la crisis de identidad de la sociedad francesa y de la europea en general, así como el efecto rebote de la política exterior de Europa contra los países del Medio Oriente.
La crisis de identidad en Europa es obvia y preocupante para el mundo en general, como ejemplo partamos de el sencillo argumento de que quien perpetró la matanza nació, fue educado y se socializó en París.
Según la información brindada por la policía francesa, quien comandó el ataque fue Chérif Kouachi, un joven de 32 años, nacido y criado en París. Un ciudadano francés matando a otros ciudadanos franceses. Este dato, obliga a pensar a la matanza como parte de un problema grave de integración de hijos de inmigrantes a la sociedad francesa.
Sin irnos muy atrás, recordemos que el 2005 quedó marcado como el año de las grandes revueltas de jóvenes desclasados (ya sea por su origen social, étnico o religioso) quienes mostraban su inconformidad con el lugar que Francia reservaba para ellos. En el día más álgido de los disturbios 1.295 automóviles ardieron en París.. La respuesta del Estado no fue tolerante ni democrática: en medio de la convulsión callejera el por entonces ministro de Interior, Nicolás Sarkozy, los catalogó públicamente “escoria”.
Según consignan los propios medios franceses, tres años después, en el 2008, Chérif inició sus contactos con células terroristas activas en Irak y Siria, que buscaban reclutar jóvenes del Primer Mundo para combatir en Medio Oriente.
Algo anda mal en la sociedad francesa, por la cual cientos y cientos de jóvenes nacidos y criados allí abandonan la tierra de la “libertad” y la “democracia” para adentrarse en las entrañas del “monstruoso Islam”. ¿Será que no todos pueden disfrutar de la misma libertad? ¿Será que no todos son iguales en la Francia actual?
Miles y miles de jóvenes europeos padecen de falta de oportunidades, desigualdad ante la ley, discriminación racial y religiosa, transformándose en el botín más preciado para asesinos dementes que quieren la destrucción por la destrucción misma.
Sobre estos temas, veamos algunas interesantes reflexiones del psicoanalista y escritor Gustavo Dessal, para Agencia Télam.
Si alguien hoy en día cree que entre la yihad islámica, Wall Street, el narcotráfico, las monarquías árabes, los fabricantes de armamento, la CIA, y la tecnociencia no existe ninguna clase de vínculo, entonces se ha quedado atrapado en el pensamiento de Aristóteles, muy sabio para varios siglos, pero algo anticuado para los tiempos que corren.
Francia es hoy el objetivo castigado. Se quiere buscar para ello un sentido: la participación del estado francés en Mali, en los bombardeos al E.I., etc. No queremos reconocer que el terror no es un Accidente en la buena marcha de Occidente, (hay, curiosamente, tan solo una letra de diferencia), sino que es parte sustancial de su propio desenvolvimiento. Porque incluso las nociones de Occidente y Oriente han perdido su significado. Hoy el terror alza la bandera de la medialuna, mañana actuará con nuevos colores, pero nosotros seguiremos creyendo que se trata de lo Otro, seguiremos queriendo creer que el infierno está fuera de nuestra civilización, y que los terroristas son los marcianos que invaden el noble territorio americano como en las malas películas de Hollywood.
Ya no hay guerra de civilizaciones, porque el plural ha sido aplastado por una violencia más poderosa, la de un discurso que mata de manera indirecta, pero no menos eficaz. Aunque también tiene sus excepciones: a veces masacra mineros sudafricanos en huelga emitiendo un mail desde una mansión de Londres.
Todos somos Charlie. Todos somos mineros sudafricanos. Todos somos convertidos en desechos por gracia y obra del capitalismo salvaje que se expande como una monstruosa gangrena. ¿A quién debemos cortarle la cabeza para parar la infección, cuando el cuerpo enfermo es uno y el mismo? Porque la yihad islámica no brota de los pedregales del desierto, sino que resulta ser la célula maligna que se propaga en un complejo organismo nacido de un entramado de poder cuyos componentes no pueden diseccionarse, porque han sido ensamblados en las catacumbas de los organismos internacionales /democráticos/, con la colaboración de paraísos fiscales, laboratorios científicos, agencias de calificación, empresas multinacionales y ejércitos privados.
Soy plenamente solidario con el sentimiento que hoy embarga al pueblo francés. Y como la mayoría, querría ver a los autores de la masacre condenados a cadena perpetua. Pero junto a ellos, me alegraría ver a unos cuantos más, no precisamente hombres vestidos con vaqueros y pasamontañas, sino con trajes de Savile Row o túnicas bordadas de oro. Estos últimos no llevan fusiles Kalashnikov ni conducen camiones cargados de explosivos. Suelen reunirse en Bruselas, y sentados en los despachos de torres de cristal, mueven los hilos de las marionetas desde sus smartphones, deciden el destino de millones de griegos, hojean los folletos de las últimas bombas de racimos que habrán de probarse en la franja de Gaza, y convierten regiones enteras del planeta en un videojuego con personajes de carne y hueso.

Share Button