Archivos de Categoría: Literatura

¿QUÉ ES UN AGNÓSTICO?*

Nunca supe que yo era agnóstico. Ahora lo se gracias a Bertrand Russell.
Bertrand RussellUn agnóstico considera imposible saber la verdad en cuestiones tales
como las de Dios y la vida futura, de que se ocupan el cristianismo y
otras religiones. O, si no es imposible, al menos imposible en el
momento presente.

¿SON AGNÓSTICOS LOS ATEOS?
No. El ateo, como el cristiano, sostiene que podemos saber si hay o no
Dios. El cristianismo sostiene que podemos saber que existe; el
ateo, que podemos saber que no existe. El agnóstico suspende todo
juicio, diciendo que no hay suficientes razones ni para la afirmación ni
para la negación. Al mismo tiempo, el agnóstico puede sostener que la
existencia de Dios, aunque no imposible, es muy improbable; puede
incluso considerarla tan improbable que no valga la pena considerarla en
la práctica. En tal caso, no está muy lejos del ateísmo. Su actitud
puede ser la que mantendría un filósofo cauteloso con respecto a los
dioses de la Grecia antigua. Si se me pidiera que demostrase que Zeus y
Poseidón y Hera y el resto de los Olímpicos no existen, me vería
desamparado para encontrar argumentos concluyentes. El agnóstico puede
considerar al Dios cristiano tan improbable como los olímpicos; en tal
caso, y para todo propósito práctico, está en el mismo terreno que los
ateos.

PUESTO QUE NIEGA USTED LA “LEY DIVINA”, ¿QUÉ AUTORIDAD ACEPTA COMO NORMA
DE CONDUCTA?
El agnóstico no acepta ninguna “autoridad” en el sentido en que la
aceptan las personas religiosas. Estima que el hombre debe fijarse
normas de conducta por sí mismo. Desde luego, procurará beneficiarse de
la sabiduría de otros, pero tendrá que elegir por sí mismo las personas
que considere sabias, y no tendrá por incuestionable ni siquiera lo
éstas digan. Observará que lo que pasa por “ley divina” varía de vez en
cuando. La Biblia dice que una mujer no debe casarse con el hermano de
su esposo muerto, pero también dice que, en determinadas circunstancias,
sí debe hacerlo. Si usted tiene la desgracia de ser una viuda sin hijos,
con un cuñado soltero, le es a usted lógicamente imposible eludir la
desobediencia a la “ley divina”.

¿CÓMO SE SABE LO QUE ES BUENO Y LO QUE ES MALO? ¿QUÉ CONSIDERA PECADO EL
AGNÓSTICO?
El agnóstico no está tan seguro como algunos cristianos respecto a lo
que es bueno y lo que es malo. No sostiene, como sostuvieron en el
pasado la mayoría de los cristianos, que las personas disconformes con
el gobierno sobre abstrusos puntos de teología deban sufrir una muerte
dolorosa. Está contra toda persecución y es más bien parco en lo tocante
a la condena moral.

En cuanto al “pecado”, no lo juzga una noción útil. Admite,
naturalmente, que una clase de conducta sea deseable u otra indeseable,
pero sostiene que el castigo de la clase indeseable sólo ha de
recomendarse cuando es disuasivo o reformador, no cuando se inflige por
considerar que es bueno en sí mismo que lo sufran los perversos. Fue
esta creencia en el castigo vengativo la que impulsó a los hombres a
aceptar el infierno. Y ello es parte del daño causado por la noción del
“pecado”.

¿HA DE HACER EL AGNÓSTICO CUANTO LE PLACE?
En un sentido, no; en otro sentido, cada cual hace lo que le place.
Supongamos, por ejemplo, que usted odia a alguien tanto, que le gustaría
asesinarle. ¿Por qué no lo hace? Usted puede replicar: “Porque la
religión me dice que el asesinato es pecado”. Pero, como un hecho
estadístico, los agnósticos no se muestran más inclinados al asesinato
que otras personas; en realidad, más bien lo están menos. Tienen los
mismos motivos que otras personas para abstenerse del asesinato. Con
mucho, el más poderoso de esos motivos es el temor al castigo. En
situaciones donde no existe la ley, tales como en una estampida causada
por la fiebre del oro, toda suerte de gentes cometerán crímenes, aunque
en circunstancias normales habrían respetado la ley. No se trata sólo
del castigo legal efectivo; sino también del desasosiego que produce el
temor de ser descubierto, y la soledad al saber que, para evitar el
odio, será preciso llevar una máscara incluso ante las personas más
íntimas. Y también está lo que cabe llamar “conciencia”. Si alguna vez
pensase usted cometer un crimen, temería el espantoso recuerdo de los
últimos momentos de su víctima o del cuerpo sin vida. Todo ello,
ciertamente, depende de que usted viva en el seno de una comunidad
respetuosa con la ley, pero hay abundantes y seculares razones para
crear y conservar una comunidad así.

He dicho que hay otro sentido en que todo hombre hace lo que le place.
Nadie que no sea un necio sigue todos sus impulsos, pero lo que reprime
un deseo es siempre otro deseo. Los deseos antisociales de un hombre
pueden reprimirse por el deseo de agradar a Dios, pero también pueden
reprimirse por el deseo de agradar a los amigos, o de merecer el respeto
de su comunidad, o de poder contemplarse a sí mismo sin disgusto. Pero,
si no experimenta tales deseos, los meros y abstractos preceptos de la
moralidad no le mantendrán en el buen camino.

¿QUÉ OPINA EL AGNÓSTICO ACERCA DE LA BIBLIA?
Un agnóstico opina de la Biblia exactamente lo mismo que los clérigos
ilustrados. No cree que sea de inspiración divina; la considera historia
primitiva legendaria, y no más exactamente cierta que la relatada por
Homero; opina que sus enseñanzas morales son buenas a veces, pero muy
malas en ocasiones. Por ejemplo, Samuel ordenó a Saúl, en el curso de
una guerra, que matase no sólo a todo hombre, mujer y niño del enemigo,
sino también a todo su ganado ovino y bovino. Saúl, sin embargo, dejó
con vida al ganado, y por este hecho se nos dice que le condenemos.
Nunca he podido admirar a Elías por maldecir a los niños que se burlaban
de él, ni creer (como afirma la Biblia) que una Deidad benevolente
enviara dos osas para que matasen a los niños.

¿QUÉ OPINA UN AGNÓSTICO DE JESÚS, DEL NACIMIENTO VIRGINAL Y DE LA
SANTÍSIMA TRINIDAD? Leer más »

Share Button

LOS OJOS DE LOS POBRES

Charles Baudelaire

El Poeta Maldito

¡Ah!, queréis saber por qué hoy os aborrezco. Más fácil os será comprenderlo, sin duda, que a mí explicároslo; porque sois, creo yo, el mejor ejemplo de impermeabilidad femenina que pueda encontrarse.
Juntos pasamos un largo día, que me pareció corto. Nos habíamos hecho la promesa de que todos los pensamientos serían comunes para los dos, y nuestras almas ya no serían en adelante más que una; ensueño que nada tiene de original, después de todo, a no ser que, soñándolo todos los hombres, nunca lo realizó ninguno.
Al anochecer, un poco fatigada, quisisteis sentaros delante de un café nuevo que hacía esquina a un bulevar, nuevo, lleno todavía de cascotes y ostentando ya gloriosamente sus esplendores, sin concluir. Centelleaba el café. El gas mismo desplegaba todo el ardor de un estreno, e iluminaba con todas sus fuerzas los muros cegadores de blancura, los lienzos deslumbradores de los espejos, los oros de las medias cañas y de las cornisas, los pajes de mejillas infladas arrastrados por los perros en traílla, las damas risueñas con el halcón posado en el puño, las ninfas y las diosas que llevaban sobre la cabeza frutas, pasteles y caza; las Hebes y las Ganimedes ofreciendo a brazo tendido el anforilla de jarabe o el obelisco bicolor de los helados con copete: la historia entera de la mitología puesta al servicio de la gula.
Enfrente mismo de nosotros, en el arroyo, estaba plantado un pobre hombre de unos cuarenta años, de faz cansada y barba canosa; llevaba de la mano a un niño, y con el otro brazo sostenía a una criatura débil para andar todavía. Hacía de niñera, y sacaba a sus hijos a tomar el aire del anochecer. Todos harapientos. Las tres caras tenían extraordinaria seriedad, y los seis ojos contemplaban fijamente el café nuevo, con una admiración igual, que los años matizaban de modo diverso.
Los ojos del padre decían: «¡Qué hermoso! ¡Qué hermoso! ¡Parece como si todo el oro del mísero mundo se hubiera colocado en esas paredes!» Los ojos del niño: «¡Qué hermoso!, ¡qué hermoso!; ¡pero es una casa donde sólo puede entrar la gente que no es como nosotros!» Los ojos del más chico estaban fascinados de sobra para expresar cosa distinta de un gozo estúpido y profundo.
Los cancioneros suelen decir que el placer vuelve al alma buena y ablanda los corazones. Por lo que a mí toca, la canción dijo bien aquella tarde. No sólo me había enternecido aquella familia de ojos, sino que me avergonzaba un tanto de nuestros vasos y de nuestras botellas, mayores que nuestra sed. Volvía yo los ojos hacia los vuestros, querido amor mío, para leer en ellos mi pensamiento; me sumergía en vuestros ojos tan bellos y tan extrañamente dulces, en vuestros ojos verdes, habitados por el capricho e inspirados por la Luna, cuando me dijisteis: «¡Esa gente me está siendo insoportable con sus ojos tan abiertos como puertas cocheras! ¿Por qué no pedís al dueño del café que los haga alejarse?»
¡Tan difícil es entenderse, ángel querido, y tan incomunicable el pensamiento, aun entre seres que se aman!
Fragmento de “Poemas en Prosa”.
Charles Baudelaire. (París, 1821 – 1867) Poeta francés. Conocido también como el “poeta maldito”.

Share Button

“LOS RENGOS DE PERON” PADECIMIENTOS DE UN CIEGO EN LA DICTADURA.

El viernes 26 de junio, se presentó el libro de Alejandro Alonso “Los rengos de Perón”. Alonso es no vidente, usuario de Tiflolibros, Primera biblioteca digital para ciegos de habla Hispana.
El libro fue expuesto en una clase abierta en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.
Narra los padecimientos de dos personas con discapacidad y su actividad como militantes políticos durante los años de la última dictadura militar en Argentina.
A fines de 1978, Alejandro Alonso emprende junto con un compañero una fuga hacia el norte del país, escapando de una nueva cacería de militantes peronistas de los grupos de tareas de la dictadura militar. Militantes, ambos del Frente de Lisiados peronistas, ciego el primero y rengo el segundo, consiguieron una conquista histórica: que se debata y posteriormente sancione, una ley laboral para discapacitados. Se trata de un verdadero hito, que propone derribar un modelo médico hegemónico que sostiene una concepción degradante : considerar a las personas con discapacidad enfermos. Sin embargo será el estado Terrorista el que establezca hacia ellos la más brutal de las igualdades al otorgarles la condición de enemigo, persiguiéndolos, torturándolos y matándolos sin miramientos, como a tantos otros miles de compatriotas.
En esta Clase abierta sobre el libro: “LOS RENGOS DE PERON”, Crónica de un militante del Frente de Lisiados Peronistas, estuvieron presentes
Alejandro Alonso: Autor, Psicólogo Social, poeta, Héctor Ramón Cuenya – Co-autor, poeta, guionista de cine, escritor de cómics, Carolina Buceta – Psicóloga y secretaria de la REDI (Red por los derechos de las personas con discapacidad), Nicolás Rivas – Director de la carrera de Trabajo Social – UBA.
La obra fue editada por Colihue, y será declarada de interés cultural por la Presidencia del Senado de la Nación Argentina el lunes 06 de julio.
Unas líneas del autor.
“En este libro hemos intentado narrar la épica de jóvenes que con discapacidad ,
formaron en la Argentina parte de la intentona revolucionaria de los años setenta.
Atravesados por el fenómeno del Peronismo cargaban sobre si un fuerte espíritu de entrega , y un deseo irrefrenable de querer cambiar el mundo.
Tratamos de describir a esos seres dotados de una potencia que aún por estos días resulta increíble, pensamos que una historia de esta magnitud no debía quedar en el olvido, deseando que para las nuevas generaciones pudiese ser un faro que ilumine lo mejor de la condición humana”. Alejandro Alonso.

Share Button

REFLEXIONES Y DESVARÍOS DE JOHN FORTINEITOR SOBRE EL TIEMPO, LA VIDA Y EL FUTBOL.

Siempre pensé que en esta vida que nos toca vivir, hay dos elementos maravillosos y complementarios, ya que nos permiten comprender la forma de transcurrir de uno de ellos, partiendo de la posibilidad de análisis que nos otorga el otro elemento.
No intento emular a Edgar Allan Poe, por lo tanto, pasaré a describir rápidamente estas extrañas cavilaciones, que desembocan en aún más extrañas conclusiones.
El primer elemento a considerar, es la vida, esencialmente, en cómo la vivimos y sobre todo, cuánto tiempo real empleamos en vivirla. El otro elemento es decir aquél que nos permite comprobar el tiempo vivido y, vale la pena aclararlo, otras muchas cosas más, es el fútbol, potenciada estas observaciones, obviamente, por el Mundial. Estoy seguro que alguien que lea esto dirá, sin vacilar, que el planteo es demencial, algo con lo que coincido, sin embargo, lo invito a leer algunas líneas más y seguramente al final acordará conmigo.
Ahora bien, la pregunta obvia es cómo parangonamos uno y otro elemento. Un partido de fútbol dura 90 minutos, pero efectivamente, ¿cuánto tiempo real se juega?. Si sumamos los minutos en que la pelota no está en juego por diversas circunstancias, es decir, cuando sale del campo, cuando la tiene el arquero, cuando van a patear un tiro libre, o cuando hay discusiones y miles de etcéteras más, llegaremos a la conclusión que se juegan muchos, pero muchos, minutos menos que 90.
Ahora analicemos nuestro tiempo vivido de manera real. Si nos observamos con un poco de atención, veremos como pasamos gran parte de nuestra vida esperando y no viviendo. Como ejemplo, pensemos en las colas en el banco, en el supermercado, en el correo, en la parada del ómnibus, en un embotellamiento de tránsito, ante una ventanilla y otras cosas más que seguro se le están ocurriendo en este momento. Pero esto no es todo, pasamos, perdemos o quemamos gran cantidad del tiempo de nuestras vidas esperando que alguien nos llame, que alguien venga, esperando una respuesta, esperando las vacaciones, que aparezca un nuevo trabajo y (otra vez) miles de etcéteras más. Cotejando con lo dicho anteriormente sobre el tiempo real en el fútbol, si fuésemos capaces de sumar todo el tiempo que pasamos esperando, comprobaremos espantados, que poco es el tiempo que invertimos en vivir realmente, es decir, nos pasamos tirando la pelota fuera de la cancha, enfriando el partido, con el gran miedo que nos da saber que pronto se termina.
Estos elementos que hemos considerado, uno como ejemplo virtual y el otro como real, tiene un denominador común, este es el tiempo, que viene a efectuar su labor de tercera fuerza para que las otras dos, es decir la real y la virtual, puedan actuar y producir un efecto, pero dejaré ese análisis para otra ocasión, ahora estoy esperando que pare de llover. . .
©John Fortineitor – Seguime en Twitter @charlypalomares

Share Button

CARTA ABIERTA 16: ENCRUCIJADAS DEL FUTURO.

CARTA ABIERTA 16: ENCRUCIJADAS DEL FUTURO.
Publicado el 29 Mayo 2014
I

La Argentina, despertada de su larga decadencia desde hace más de una década cuando pocos imaginaban que un viento sureño renovaría nuestras esperanzas y expectativas, atraviesa momentos de honda significación para el futuro de una sociedad que sigue estando en disputa. Mientras el gobierno sigue dando señales claras de un rumbo asociado a la defensa de los intereses populares, desde los centros del poder económico y mediático se conspira contra la estabilidad monetaria y se busca debilitar y condicionar el camino hacia octubre de 2015. Porque sentimos las urgencias y los desafíos de la hora, porque nacimos para defender un proyecto capaz de ser portador de muchos de nuestros sueños de justicia e igualdad, creemos necesario tomar, una vez más, la palabra. Y lo hacemos con la convicción de la potencia creadora que se guarda en esta experiencia política que lleva el nombre de kirchnerismo; una experiencia que deberá batallar duramente para garantizar su continuidad en los próximos años.

El debate político no es sólo confrontación de propuestas, diseño de alternativas, análisis racional de los cambios que la acción de gobierno produce en la sociedad. Si así fuera, no resultaría difícil coincidir en la significación positiva de la transformación producida por las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner, enfrentadas por una oposición ligera de aportes y proyectos. Sin embargo, inciden también en la vida política pasiones y entusiasmos menos fundamentados, problemas que los medios de comunicación multiplican, exagerando dificultades y agigantando temores. De este modo, ha podido sostenerse que algunos hechos criminales, gravísimos pero aislados, anticiparían un crecimiento indetenible del delito, poniendo a la sociedad en el límite de la indefensión, mientras que la forzada devaluación del peso, medida obligada para retomar el control de la coyuntura cambiaria, derivaría necesariamente en vertiginosos aumentos del precio de las divisas que llevarían al descontrol de la inflación. Estas señales de alarma son desmentidas regularmente por la realidad, pero ello no impide que reaparezcan de modo recurrente. Sería equivocado explicarlo sólo por el oportunismo de algún político opositor o la persistente ofensiva mediática. Leer más »

Share Button

PILAR SORDO: EL DILEMA DE ENVEJECER EN UNA SOCIEDAD QUE NIEGA EL PASO DEL TIEMPO

Una excelente entrevista a Pilar Sordo, publicada por Agencia Telam, que motiva la reflexión y llama a replantear algunos conceptos.
Pilar Sordo La psicóloga y ensayista chilena Pilar Sordo, que presentará el domingo en la Feria del Libro su flamante obra “No quiero envejecer”, sostuvo que la Argentina está entre los países menos hostiles con el envejecimiento y advirtió sobre la necesidad de revisar las categorías tradicionales para definir la vejez: “Cuando los recuerdos superan a los proyectos, quiere decir que eres viejo”, analizó.
La popularidad de Sordo, la mujer que al borde de los 50 lleva publicados seis libros que desafían los alcances de la autoayuda y se funden con otros saberes diplomados, se puede adjudicar a una imprecisa combinación de azar, carisma y poder de observación que le permite revalidar todos los años su condición de best-seller y la deposita cada tanto en algún destino latinoamericano donde sus charlas son siempre multitudinarias.
La autora de “Viva la diferencia” y “Bienvenido dolor” afronta una biografía cargada de infortunios -divorcio, agonías, muertes- que resignificó en sus textos sobre relaciones de pareja y duelos para convertirse en figura destacada de YouTube, el sitio de descargas en el que aterrizó sin decidirlo cuando un seguidor subió el video de una de sus charlas y selló su destino de fenómeno.
En “No quiero envejecer”, su flamante libro que acaba de publicar Planeta, Sordo apunta al retrato de una época en la que todo contribuye al borramiento de los signos que anticipan la llegada de la vejez: “Tortas sin velas, adultos que celebran cuando les dan menos edad de la que tienen, abuelos que instan a sus nietos a llamarlos por su nombre de pila”, según enumeró en tono afable la escritora durante una entrevista con Télam. Leer más »

Share Button

ELENA PONIATOWSKA RECIBIO EL PREMIO CERVANTES

Elena Poniatowska ha recibido hoy el Premio Cervantes en Alcalá de Henares, y ha pronunciado en la ceremonia de entrega un emocionante y combativo discurso cargado de contenido feminista, social, indígena y de amor por la lengua y la figura de Cervantes. La entrega del premio coincide con la celebración del Día del Libro.
Vestida con el traje tradicional mexicano rojo y amarillo que le dieron las mujeres de Juchitán, una emocionada Poniatowska ha confesado en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares: “Ningún acontecimiento más importante en mi vida profesional que este premio que el jurado del Cervantes otorga a una Sancho Panza femenina que no es Teresa Panza ni Dulcinea del Toboso, ni Maritornes, ni la princesa Micomicona que tanto le gustaba a Carlos Fuentes, sino una escritora que no puede hablar de molinos porque ya no los hay y en cambio lo hace de los andariegos comunes y corrientes que cargan su bolsa del mandado, su pico o su pala, duermen a la buena ventura y confían en una cronista impulsiva que retiene lo que le cuentan”.
Con imágenes tan hermosas como las de los afiladores y vendedores de camotes de su querido México, menciones a la también ganadora del Premio Cervantes María Zambrano (que pedía, como ella, “ir más allá de la propia vida, estar en las otras vidas”) y llamadas de atención sobre la violencia y la barbarie, Elena Poniatowska ha ofrecido el gran discurso que una periodista y escritora como ella puede regalar, cargado de devoción por la palabra, compromiso con la realidad y amor por las grandes ficciones.
Discurso íntegro de Elena Poniatowska Leer más »

Share Button

PRESENTACION DEL LIBRO “BUSCADOR”

RECIBIMOS LA SIGUIENTE GACETILLA DE LA SUBSECRETARIA DE CAPILLA DEL MONTE
poesía encontrada La Subsecretaría de Cultura de la Municipalidad de Capilla del Monte, invita a la Presentación del libro “Buscador”, Colección de poesía encontrada. Antología ilustrada. De poetas de la ciudad de Córdoba y con la participación de poetas de Capilla del Monte. El próximo sábado 01 de Marzo a las 17:00 hs. en la Sala Poeta Lugones.
Entrada libre y gratuita.

Share Button

HORACIO GONZÁLEZ VOLVIÓ CON TODO

ESTA NOTA PRUEBA QUE HORACIO GONZÁLEZ NO SÓLO ESTA EN LA PLENITUD DE SUS FACULTADES SINO QUE EL SUSTO PARECE HABER FLUIDIFICADO SU PROSA. UNA EXCELENTE CRÓNICA DE SU INTERNACIÓN EN PANAMÁ. Enviado por Lido Giacomini

Santo Tomás: teoría del hospital

Por Horacio González

Las noches nos suelen exponer a un desequilibrio en nuestras propias imágenes diurnas. A la mañana siguiente luchamos para reconocerlas. Suponemos palparlas y enseguida se evaden. En el Hospital Santo Tomás de Panamá, la pesadilla tiene el crudo realismo de gemidos en la penumbra, que en cualquier momento se tornan aullido. Gritos como garabatos casuales tallados por un preso en la pared. Hay permanentes jadeos, como trasfondo de un temor que parece confidencial.

Estoy en la Sala 14-A del Santo Tomás, junto a otros hombres desvalidos, casi todos hijos de la negritud. La mayoría de los médicos, enfermeras, residentes, tienen ese ascendiente, el viejo brillo fanoniano apagado ya en los cuerpos. El doctor Fernando Gracia, jefe de neurología, afamado, dictamina con rigor y experiencia. Ha sido o es el ministro de Salud de su país. La calma de los grandes médicos hace también al sigiloso pánico de los pacientes. Habiéndome desplomado en el Aeropuerto, lo que iba a ser un vuelo previsible hacia la Argentina se transformó en una internación de urgencia, porque un “rayo misterioso”, para hablar gardelianamente, se había alojado en mi cabeza y eso compondría lo que las enfermeras de la Terminal Aérea llamarían ACV, fatídica sigla, si es que casi todas las de esa índole no lo son. De modo que ambulancia y hospital en vez de avión.

En la guardia del Santo Tomás debo dejar mis pertenencias, llaves, dinero, documentos, los clásicos signos civiles de una identidad que creemos firme, pero es mucho más pasajera en los hospitales que en los aeropuertos. Todo cabe en una bolsita transparente. Una simple tira plástica que ponemos sobre nuestra desnudez. Como todo despojamiento, aun siéndolo en beneficio del despojado, nos exonera súbitamente de lo que creemos imprescriptible. Tienen razón las instituciones: todo documento prescribe. Leer más »

Share Button

ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DE JORGE LUIS BORGES

Borges nació el 24 de agosto de 1899, en Buenos Aires. Hoy se cumple el aniversario de su nacimiento; por ese motivo recordamos y transcribimos algunos fragmentos memorables de sus obras. Borges fue poeta, cuentista y ensayista, considerado el mayor escritor argentino. Autor de El idioma de los argentinos, El tamaño de mi esperanza, Inquisiciones, Historia de la eternidad, El Aleph, entre tantas otras obras. Murió en Ginebra 14 de junio de 1986. Leer más »

Share Button