Archivos de Categoría: Filosofía

CERRO URITORCO Y BASTÓN DE MANDO: UNA HISTORIA DE 800 AÑOS

Foto Bastón de Mando

Bastón de Mando

Corría el año 1215, exactamente ocho siglos atrás, cuando el bardo bávaro, hoy alemán, Wolfram von Eschenbach, escribió su “Oda a Parsifal”, el primer rastro de la palabra Argentina que se conoce para esta zona del planeta Tierra.
Corría el año 1215, exactamente ocho siglos atrás, cuando el bardo bávaro, hoy alemán, Wolfram von Eschenbach, escribió su “Oda a Parsifal”, el primer rastro de la palabra Argentina que se conoce para esta zona del planeta Tierra y probablemente el origen de esa denominación utilizada, unos 387 años después, por el clérigo extremeño Martín del Barco Centenera en su poema épico “La Argentina y Conquista del Río de la Plata: con otros acaecimientos de los reynos del Perú, Tucumán, y estado del Brasil” a quién se le atribuye ser el autor de la toponimia con la que se identifica este país.
“Solo Parsifal, el ángel, por los mares irá con los tres caballeros del número impar, en la Nave Sagrada y con el vaso del Santo Grial, por el Atlántico Océano un largo viaje realizará hasta las puertas secretas de un silencioso país que Argentum se llama y siempre será”, escribió von Eschenbach, seguramente leído por el culto sacerdote español, haciendo referencia al presunto viaje de los “Caballeros de la Mesa Redonda” hasta estos confines del mundo luego del fallecimiento de Arthur Pendragon (el “Rey Arturo” de Cornwalles), el gran personaje mítico de la literatura galesa.
La leyenda del viaje de los caballeros liderados por Parsifal (el que habla en persa) y su viaje a la Argentina también generó la especie del entierro del Santo Grial (la copa de la leyenda que atribuye a Jesús haber bebido en ella en la última cena) y del Bastón de Mando en la zona del cerro Uritorco, en la Provincia de Córdoba, hacia donde se trasladaron Parsifal y los suyos, según el mítico relato, tras haber desembarcado en las costas de la Provincia de Río Negro. Un relato que interesó al propio Adolph Hitler quién durante su gobierno envió exploradores para rastrear la zona y, eventualmente, encontrar el cáliz sagrado. Leer más »

Share Button

LOS FAVORECIDOS en un mundo TECNOCRÁTICO.

Las nuevas tecnologías a los únicos a los que les ahorran tiempo es a los dueños de las empresas, los trabajadores trabajan las mismas horas que antes, no hay ahorro de tiempo, sino aumento de la productividad.
Las personas confían en que la tecnología va a resolver el viejo problema del sufrimiento humano, no dándose cuenta de que lo que les cuesta vital y económicamente pagar por esas comodidades se paga en términos temporales, ya que se tiene que dedicar muchísimo tiempo a conseguir el dinero para pagar por esas comodidades. Y se paga en términos vitales en tanto y en cuanto ya la persona no puede imaginarse otras alternativas en donde pueda vivir en paz
Un niño, alguien que va a la escuela durante años, años y años, todos los meses, todas las semanas, todos los días, por horas y horas se le están restando distintas posibilidades vitales en función de saberes que le son transmitidos que no necesariamente le van a servir para la vida. Creo que soluciona más las necesidades de realización de los padres que otras cosas. Como ser el problema del niño, que es tener aceptación y amor, como bases para su propia formación personal, no necesariamente está resuelto por las horas y horas y horas que pasa en una escuela. El saber desangelado, transmitido sin corazón, presuponiendo además que esos conocimientos explican oscuridades o misterios que siempre han preocupado a los seres humanos, es un error.
Me parece que lo que los padres esperan de la educación no es que los niños salgan mejor formados o que sean receptáculos de saber de los cuales puedan enorgullecerse. Lo que la sociedad espera de la educación es que los niños tengan el formateo suficiente como para poder ganarse el pan de ahí en adelante, es decir, ganarse la vida, como dice la metáfora tradicional, metáfora, por otra parte, que es espantosa en sí misma. Con lo cual, lo que se espera entonces es que la escuela los domestique lo suficiente y al mismo tiempo los vuelva lo suficientemente agresivos como para que cuando llegue el momento de ingresar a los campos de trabajo esa persona esté en disposición de aceptar las normas y obligaciones que eso trae aparejado, tanto en un rol de sometimiento como en un rol de agresión: jefes y empleados, eso es lo que se espera de la educación.
Todo sistema social, toda máquina, necesita de un service. Pero las soluciones que sólo proceden por reajustes son falsas soluciones y tarde o temprano una época se ocupa de deshacerse de todas ellas para refundarse sobre otras bases. Justamente no porque no funcionara la anterior sino porque la acumulación de falsas soluciones tarde o temprano hace estallar todo el mecanismo.
Las soluciones a los problemas técnicos son siempre técnicas, ese es el ideal de la sociedad tecnocrática. Es un típico pensamiento. Por ejemplo, se extiende la frontera agrícola a lugares donde antes había bosques y esos bosques desaparecen, de manera tal que desaparecen las especies animales que allí también vivían. Entonces, la solución técnica es tomar muestras de ADN de los últimos ejemplares vivos para una eventual clonación en el futuro para que los niños escolares sigan viendo animales en el zoológico. Ante un problema creado por el ser humano se le busca una solución técnica. La cuestión aquí no es tanto elegir expansión agrícola o mantenimiento del paisaje, sino preguntarse si esa expansión agrícola contribuye a eliminar el hambre en el mundo o sólo a enriquecer las arcas de los propietarios y del Estado. Que yo sepa, no se ha eliminado el hambre en el mundo.
En nuestra época, donde hay vacunas, antibióticos, medicamentos que intiman con el dolor psíquico, afectivo; donde hay compañías de seguros, sistemas de intercomunicación y sincronización continua e instantánea; donde las distancias se han acortado; donde hay televisión, Internet, en fin, no es seguro que no se sufra más que antes. Es decir, todos esos artilugios técnicos a mí me parecen amortiguadores psicofísicos de la personalidad. Tienen funciones de amortiguación del dolor. Como si los seres humanos necesitaran de ellos inmunización, seguridad. Sin esa vida en una cápsula protegida –y de alguna forma el hogar burgués fue eso desde el siglo XIX en adelante: un estuche–, sin esa posibilidad de establecer aunque sea contactos mínimos por día a través de redes de comunicación, las personas se hundirían en la desesperación porque sus vidas reales son vidas que se juegan en el mundo del trabajo. Es decir, esto significa que el hombre ha sido construido como hombre económico; productor y consumidor a la vez. Por lo tanto se ve a sí mismo como trabajador. En la antigüedad un trabajador no era alguien bien considerado. Los que hacían el trabajo duro eran los esclavos. Sólo en la época moderna, cuando se decide que existe igualdad democrática entre todos, aparece el problema de quién va a trabajar. Si antes lo hacían los esclavos y ahora somos todos libres e iguales, quién trabaja. Es decir, quién hace la tarea que desde siempre ha sido considerada una condena. La única solución lógica era decir que el trabajo es algo muy lindo. Que el trabajador es alguien lindo. Y su salario tiene que ser más o menos lógico. Eso es todo.
las redes de computadora permitan mayor velocidad y prolijidad y sincronicidad e interconexión, nadie sale antes de cumplir el mismo horario de siempre ya estipulado en fábricas y oficinas. ¿A quiénes les ahorra tiempo entonces? A los dueños de las empresas, que ven de este modo multiplicada la productividad de los trabajadores sin que ello redunde necesariamente en aumento del salario. Las tecnologías ni son neutras ni son de por sí “benefactoras”, ingresan en instituciones que determinan sus usos y, que yo sepa, vivimos en una sociedad industrialista, productivista y con poderes y jerarquías bien conocidos. Por el mismo andarivel, lo mismo que permite la interconexión también lo hace con la vigilancia, y eso no se le escapa a nadie, como a nadie le está permitido escaparse de ese destino. La llave maestra de la “libertad” también lo es del control.

Share Button

CONFERENCIA MAGISTRAL DE ADRIAN PAENZA EN COREA AL RECIBIR EL PREMIO LEELAVATI

La Unión Matemática Internacional le entregó su máxima distinción a la difusión por haber “cambiado el modo en que todo un país percibe las matemáticas en la vida real”. A continuación, reproducimos un extracto de la conferencia brindada por Adrián Paenza al momento de recibir el premio.
“Es un honor muy grande para mí estar acá y voy a tratar de contarles mi historia. No voy a hablar de matemática porque no estoy calificado para eso, lo que voy a hacer es contarles mi viaje, mi viaje con la matemática, una de las más bellas, si no la mejor ciencia que tenemos, aunque desafortunadamente, por alguna razón, las personas no la perciben de esta manera. Así que les quiero contar mi historia. Algunas de las cosas que voy a decir van a sonar probablemente controversiales por la sencilla razón de que son mis opiniones, por lo tanto están abiertas al debate, lo cual es bueno, es lo que deberíamos hacer. Asumo que saben que hacemos matemática de la misma manera en cualquier lugar del mundo. Es extraño, no podemos leer el alfabeto coreano, pero lo que tenemos en común son los números. De modo que todos entienden que hay una forma de comunicación universal: más allá del lenguaje al que se traduzcan, los números son siempre comprensibles en todos lados. Entonces quie ro empezar contándoles un par de ironías. La primera: nace un bebé, durante los primeros doce meses de vida queremos enseñarle a caminar y a hablar, y los siguientes doce años queremos que estén en silencio. Es una locura, les enseñamos a hacer algo y después no queremos que lo hagan. La segunda: en los primeros cuatro o cinco años de su existencia, los niños aprenden una cantidad increíble de cosas: aprenden a hablar, a conversar, a jugar, a relacionarse con los demás, a dialogar con sus hermanos, a jugar con sus amigos y todo lo aprenden por sí solos. Hasta que de repente, un día desafortunado para ellos, les decimos ahora tenés que ir a la escuela. ¿Por qué? ¿Por qué tengo que ir a la escuela si aprendí todo lo que sé hasta hoy sin tener que ir a ningún lado? ¿Por qué ahora me querés llevar a la escuela, qué es la escuela? Tenés que levantarte a las 5 o 6 de la mañana, tenés tarea, ¿por qué? Esa sería una oportunidad espectacular para nuestra ciencia, para la matemátic a, porque lo que quieren hacer los chicos es jugar, y la matemática tiene todas las herramientas para demostrarles que se puede jugar, que van a seguir jugando. Como los magos, ¿qué hacen ellos con los chicos y también con los adultos? Los cautivan, los desconciertan, suscitan su interés, y ellos se quedan asombrados. La matemática también tienen ese tipo de herramientas, pero lo que creo es que les mostramos la puerta equivocada. No les mostramos la vía correcta para llegar a la matemática, estamos enterrados en demasiados tecnicismos… Imagínense por ejemplo a alguien que nunca hizo una llamada por teléfono, y antes de que empiecen a hacerlo uno le dice: “Bueno, pero tenés que memorizar todas las características de países, ciudades y áreas, y tenés que memorizar la guía telefónica. Una vez que lo sepas, hacés tu primera llamada”. No. Así no funciona. Si hay algo que la matemática –el matemático– debería hacer es involucrarse y decir: “Paremos un segundo, lo que estamos haciendo está mal”. Nadie entra a un restaurante por la cocina. Nadie entra a una casa por el baño. Naturalmente, hay que enseñarles, hay que seducirlos, involucrarlos. ¿Cómo se hace? Hay que mostrarles. Déjenme contarles algo que vengo pensando y repitiendo desde hace años. Es una historia que escuché a través de quien ahora es jefe o presidente del Departamento de Matemática de la Universidad de Buenos Aires. Es una antigua historia checoslovaca. Leer más »

Share Button

UN INTERESANTE EJERCICIO INTELECTUAL: DEBATE ENTRE BEATRIZ SARLO Y HORACIO GONZALEZ

Jorge Fontevecchia convocó a dos de los más prestigiosos y polémicos intelectuales del país, quienes desde posiciones políticas diferentes, enriquecen el abierto debate sobre la actualidad y el futuro nacional.
—¿Cómo imagina usted políticamente 2016?
G: El kirchnerismo va a tener un papel. Es una fuerza que conecta y que mezcla distintos elementos de la demanda política. Seguramente, seguirá teniendo como referencia a la Presidenta, que ya no será presidente de la república. Por lo tanto, un problema que se oye aquí es el viejo problema de la Argentina, la cuestión peronista. Por supuesto, han variado las formas de hablar de la cuestión peronista, pero sigue existiendo. Es decir, cómo se construye la idea de pueblo, y ahí me parece que lo que puede venir a partir de 2016 sería una versión menor de la tradición populista, donde el kirchnerismo jugaría yuxtapuesto a ella y externo a ella al mismo tiempo. O una versión de un liberalismo sin notas internas muy fuertes, porque se basaría obligatoriamente en alianzas frágiles de todos los políticos que hoy se están gruñendo en la oposición, y que introducirían a la Argentina en un mundo que, a falta de mejor palabra, ya estaría más globalizada. Digo a falta de mejor palabra porque ese es un concepto que sustituye un montón de problemas, la globalización, y parece muy fácil acusar a la Argentina de estar retrasada respecto a lo que significa un mayor juego en relación a adquisición de tecnologías, inversiones. Si el kirchnerismo molestó a fuerzas muy poderosas es porque su idea de lo político, por más que modernizó, e impuso nombres como Tecnópolis, no tenía una propensión hacia la globalización como la que tienen el presidente de Uruguay y la presidenta de Brasil, o como tienen los personajes de la oposición. De ahí que la distancia entre la leyenda kirchnerista, de si somos los herederos de Perón y Evita, los desaparecidos, aun no nos han vencido, lo que se canta en lo que Beatriz llama los patios internos de la Casa Rosada, esa leyenda tiene cierta distancia con el hecho de que el Gobierno se declare también en el orden del capitalismo serio, pero es un tipo de distancia que inhibe de la entrada plena a la globalización. La Argentina rehusó ser un ámbito territorial, moral y simbólico de reproducción de capital en los términos más duros en que se reproduce el capital en el mundo. Scioli ha declarado estos días que casi todos los políticos de la oposición temen que la Argentina quede en un lugar rezagado. Y acusan al kirchnerismo, entre otras acusaciones muy duras, de corrupción, inflación, inseguridad, que no son tanto usadas como que el kirchnerismo significó un retraso histórico para la Argentina. Para mí no es un retraso histórico, es pensar la economía del país y su soberanía cultural, y pienso que eso se va a degradar o desmerecer o agrietar en el futuro próximo
—Beatriz, en un texto titulado “La gran división” de hace un mes en PERFIL, usted escribió que “en ninguna parte la iniciativa de los ricos ni la buena voluntad de los generosos repararon la indigencia. Nadie entrega lo suficiente sino por una coerción pública”. Exclusivamente como herramienta contra la pobreza, ¿no coloca demasiado énfasis en la redistribución y poco en la creación de ingreso?
SARLO: Es cierto que los impuestos tomaron una parte muy grande del producto, pero también es cierto que hay enormes agujeros de evasión impositiva, y además que son impuestos que no necesariamente están bien diseñados para una realidad. Y no estoy diciendo solamente que tiene que haber un impuesto a la renta financiera, que eso sería nada más que una estampilla que se une al álbum de estampillas que es el sistema impositivo argentino, donde cada uno ha hecho su caótico aporte. Me parece que tiene que ver con recursos, con una asignación más justa de dónde tienen que salir esos recursos. Eso es indispensable. El próximo gobierno, si es que quiere cambiar en algo a la Argentina, tiene que ser un gobierno que esa inversión y gasto del Estado sean contabilizables y razonablemente medidos de acuerdo a sus resultados. Nadie dice que acá se ha invertido poco en educación, de hecho se ha respetado el porcentaje del PBI que se puso por ley.
—Seis por ciento.
S: Ahora, esa inversión, que es alta, no está funcionando como debería funcionar. Sabemos que se necesita un nuevo pacto entre los sindicatos docentes, el Estado y las escuelas. Y digo las escuelas, no digo las familias, la institución fundamental en la Argentina. El kirchnerismo, teniendo apoyo dentro de los sindicatos, no lo encaró; a veces se los tiraba contra Scioli, otras veces se los sacaba. Ese nuevo pacto educativo tiene que ver con cómo se gastan las asignaciones del Estado. En cada campo hay que reasignar, y para mí un gobierno progresista sería el que tomara a su cargo el reexamen del gasto público. Cada uno de los miniescándalos del kirchnerismo puede ser en sí mismo un dinero no demasiado grande. Fútbol para Todos cuesta esto, los Schoklender costaron lo otro, pero las casas de los Schoklender están, etcétera. Ahora, el examen global del gasto público todavía es algo para hacer. Esto ha sido, la frase se la copio a Víctor Alder, Leer más »

Share Button

MENSAJES SECRETOS CUÁNTICOS

La criptografía ha permitido, con mayor o menor éxito, establecer comunicaciones privadas a distancia. Los métodos son muchos y la era de la información parece requerir una constante innovación. Aquí, uno de desarrollo reciente que ya cuenta con un dispositivo nacional.
En criptografía, el procedimiento más usual para encriptar información es utilizar una clave compartida entre el emisor y el receptor del mensaje, sistema que se conoce como “clave simétrica”. El problema que enfrenta este método es que más allá de la complejidad que pueda tener una clave, cabe la posibilidad de que, ante el uso reiterado de la misma, un hipotético espía logre descifrarla. Buscando incrementar los niveles de seguridad en las comunicaciones, en 1975 se desarrolló el RSA, un sistema de clave asimétrica que garantiza el secreto mediante el uso de claves diferentes para encriptar y desencriptar la información.
Sin embargo, el mejor método de criptografía conocido es utilizar una clave de encriptación sólo una vez, esto es, crear para cada mensaje que enviemos una nueva y específica clave. A este método se lo conoce como one time pad, o libreta de un solo uso. Básicamente se trata de un sistema que combina la información a transmitir con un algoritmo cifrado creado de forma aleatoria, igual de largo que el texto del mensaje y que bajo ninguna circunstancia debe usarse más de una vez.
El problema evidente que tiene este procedimiento es que cada vez que se envía información, el emisor y el receptor tienen que ponerse en contacto para pasarse la clave, lo cual requiere la utilización de otro canal de comunicación también factible de ser espiado. Debido a ello, la libreta de un solo uso no se generalizó como método de encriptación informática.
En este punto es donde podemos introducir la criptografía cuántica o, para ser más precisos, la distribución cuántica de claves.
FOTONES Y QUBITS
La distribución cuántica de claves es una técnica que utiliza las propiedades de la mecánica cuántica para garantizar que el emisor y el receptor puedan compartir de forma absolutamente segura una clave criptográfica.
Para ello, hace uso de un dispositivo formado por dos estaciones, denominadas Alice y Bob en jerga criptográfica, que se conectan entre sí mediante dos canales de comunicación, uno cuántico –cuyo soporte físico puede ser una fibra óptica, y a través del cual se envían de manera controlada fotones– y otro clásico.
En principio, un microcontrolador se encarga de generar aleatoriamente la clave de encriptación que será usada por única vez. Luego esta clave será enviada de Alice a Bob mediante la emisión de fotones.
¿Cómo se envía información mediante fotones? Los fotones presentan diversos estados de polarización, que son los modos en que oscila su campo eléctrico: horizontal-vertical, diagonal-antidiagonal y circular derecho-circular izquierdo. En criptografía se utilizan exclusivamente los cuatro primeros estados.
La emisión controlada permite generar un fotón por pulso. Luego, mediante la utilización de filtros ópticos que dejan pasar selectivamente unos fotones sí y otros no, separando los horizontales de los verticales, es posible determinar su polarización. Así, la manipulación de los estados de polarización de los fotones es lo que permite transmitir datos mediante el envío de qubits (bits cuánticos).
SEGURIDAD CUANTICA
¿Qué ventajas tiene esta forma de comunicación frente a los métodos clásicos? Para conocer el estado de polarización de un fotón hay que observarlo y medir cómo oscila su campo eléctrico. Sin embargo, las leyes de la mecánica cuántica indican que cualquier medición que hagamos sobre un sistema formado por objetos cuánticos necesariamente va a perturbarlo y modificarlo.
Si enviamos una clave criptográfica mediante canales clásicos, existe la posibilidad de que un espía “pinche” la línea en el medio y obtenga la clave sin que el emisor y el receptor lo noten; en cambio, si ese hipotético espía “pincha” un canal cuántico para observar el flujo de fotones, indefectiblemente va a modificar los estados de polarización, lo cual brindaría indicios de que alguien se entrometió.
¿Cómo se verifica la seguridad de la comunicación o una posible intromisión? Una vez terminada la transferencia de clave, Alice y Bob se ponen nuevamente en contacto, esta vez mediante un canal clásico –que incluso puede ser público–, y chequean entre sí algunas partes de la clave que acaban de compartir para verificar que lo que envió Alice fue recibido sin modificaciones por Bob. Para ello existen protocolos que indican qué porcentaje de la clave enviada mediante el canal cuántico debe ser testeada para tener la certeza de que no fue observada por espías.
Una vez que Alice y Bob certifican que la clave no cayó en manos ajenas, la información es encriptada y transmitida por canales clásicos de comunicación.
¿Y POR CASA COMO ANDAMOS?
Los primeros dispositivos comerciales de criptografía cuántica aparecieron en los países centrales cuando despuntaba el siglo XXI. En nuestro país, semanas atrás el Departamento de Investigaciones en Láseres y Aplicaciones (Deilap) del Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (Citedef), anunció que la División de Optica Cuántica construyó durante el año 2012 un prototipo de laboratorio para distribución cuántica de claves. El desarrollo fue producto del trabajo de Tesis de Licenciatura en Ciencias Físicas de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (UBA) de Ignacio López Grande, dirigido por Miguel Larotonda y Christian Schmiegelow.
El próximo objetivo de estos investigadores es sacar las estaciones de transmisión del pulcro ambiente del laboratorio –lo cual sería como llevar a Alice y a Bob de paseo a la intemperie– y lograr que los fotones viajen grandes distancias sin ser críticamente perturbados, primer paso para desarrollar un dispositivo nacional factible de ser usado en ámbitos civiles o militares.
© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Todos los Derechos Reservados

Share Button

LA COMPLEJIDAD DE LO COMPLEJO.

LA COMPLEJIDAD DE LO COMPLEJO. Carlos Palomares, Capilla del Monte, 6 de diciembre de 2013
Los hechos de violencia ocurridos en Córdoba a raíz de un conflicto salarial de la Policía Provincial son de una complejidad tal que, en más de una ocasión, desconciertan a especialistas en temas de seguridad, a opinadores de toda laya, a profesionales de diversas disciplinas que de una manera u otra, se encuentren ligados a la violencia expuesta, siendo incluso solicitadas sus opiniones por el mero hecho de haber sido víctimas de algún suceso violento.
Algunas primeras consideraciones, intentando observar el problema desde fuera, vemos como están desplegando su rol diversos actores de la arena política cordobesa. Algunos en rol protagónico, otros en papeles secundarios, pero la mayoría, como siempre ocurre, representado los papeles de “aplaudidores” o, depende la situación, de abucheadores.
Vayamos recorriendo un poco el desempeño de estas figuras, tratando de comprender si fueron buenos actores en sus respectivos roles o, simplemente, se trataba de principiantes que jugaban, como en un acto de fin de curso de un Jardín de Infantes, a ser algún prócer patriotaun español invasor o, tal vez, un maldito indio,
El protagónico encarnaba a un Gobernador que, mientras la crisis estallaba, recorría llos free shop de Panamá. Mientras tanto, algunos personajes secundarios, asumían a pié juntillas su condición de “secundarios”, no tomando ninguna decisión, Ministros desorientados, Secretarios despistados. . .
Por otro lado, las mujeres, esposas de policías, (una vez más las mujeres), encabezando justos reclamos iban una y otra vez en busca de respuestas a Casa de Gobierno, pero la respuesta era siempre la misma, “el Gobernador no está disponible”. Hasta que finalmente ocurrió lo inevitable, la tropa policial se acuarteló, extremando sus demandas, “liberando” la ciudad por 24 horas, provocándose lo previsible, el caos.
Una tropa policial muy mal paga, en pésimas condiciones de trabajo, que recibe órdenes, dentro de una muy vertical organización, de parte de una cúpula bajo sospecha y con la total desconfianza de la población.
Entonces el miedo, la anarquía, los saqueos, la estigmatización, bandas depredadoras vs. Bandas armadas de “justicieros”. Un poder ausente que genera acefalía institucional, con las consecuencias dichas.
Dentro o junto a todos estos hechos, una serie interminable de relatos describiendo el apocalipsis. Acusaciones que iban y venían de un lado hacia el otro, aportando únicamente confusión.
Los resultados de este teleteatro político son:
1. La policía logró su objetivo salarial.
2. El Gobernador resultó derrotado, quedando al desnudo su incapacidad de gestión.
3. Hay una Fuerza Policial de 23.000 hombres armados que están bajo un frágil control, ya que es dudosa la calidad en la cadena de mandos.
4. Existe en la sociedad cordobesa un alto componente fascista, el “sálvese quien pueda” está intacto, un individualismo feroz moldeado en los ´90 parece estar instalado en el cuerpo social cordobés con intenciones de quedarse.
Ahora bien, seguramente que la pregunta del millón es ¿tiene esto solución? La respuesta es sí. Pero requiere de una serie de reacondicionamientos, mencionaré algunos que se me ocurren, no son todos ni tal vez sean los mejores.
1. El poder político provincial debe entender que es el Jefe y, a su vez, el Responsable de la seguridad en la Provincia.
2. Debe instrumentar una profesionalización de la Fuerza Policial. Tanto en lo físico, psicológico, humanitario y democrático.
3. La Institución Policial debe atenuar su sentido de “ultra verticalismo”, manejándose con Cuerpos Colegiados, que puedan tener acceso a la discusión de las formas y el fondo del significado de “ser policía”.
4. La ideología conceptual de “Policía Democrática”, debe ser instaurada desde el Poder Político, apoyado por Universidades, Profesionales y Organizaciones de DD.HH.
5. Debe considerarse al Policía como un trabajador que lleva en sí un valor agregado, como es cuidar de las personas, los bienes, etc., pero que, definitivamente, es un trabajador, que debe cumplir sus 8 horas de trabajo, tener condiciones laborales dignas, acceso a créditos, etc.
6. Considerar a la Mujer Policía como tal, es decir, como Mujer, con sus necesidades particulares, sin olvidar en ningún momento que es, o puede ser madre y debe tener el tiempo y condiciones laborales para desarrollar ese rol.
7. La Policía debe contar con la posibilidad de discutir condiciones laborales y paritarias salariales, ya sea a través de la sindicalización, conformar cuerpo de representantes, la municipalización policial, en fin este es un punto espinoso y de larga discusión; pero el objetivo creo que no debe perderse, el policía es un trabajador y como tal debe considerarse y ser considerado.
En cuanto a los genes fascistas que componen el “ser cordobés” allí el trabajo será mucho más largo y difícil, ya que no hablamos de soluciones prácticas, sino de alternativas de comprensión que modifiquen un comportamiento psicológico, pero debe venir desde arriba hacia abajo, el espejo en el cual mirarse debe proyectar una imagen diferente a lo que somos hoy, debe ser atractiva porque es el otro, porque es la Patria, debe contener el amor, la paz, debe seducirnos para convertirse en la imagen a la cual querramos seguir.

Share Button

HORACIO GONZÁLEZ VOLVIÓ CON TODO

ESTA NOTA PRUEBA QUE HORACIO GONZÁLEZ NO SÓLO ESTA EN LA PLENITUD DE SUS FACULTADES SINO QUE EL SUSTO PARECE HABER FLUIDIFICADO SU PROSA. UNA EXCELENTE CRÓNICA DE SU INTERNACIÓN EN PANAMÁ. Enviado por Lido Giacomini

Santo Tomás: teoría del hospital

Por Horacio González

Las noches nos suelen exponer a un desequilibrio en nuestras propias imágenes diurnas. A la mañana siguiente luchamos para reconocerlas. Suponemos palparlas y enseguida se evaden. En el Hospital Santo Tomás de Panamá, la pesadilla tiene el crudo realismo de gemidos en la penumbra, que en cualquier momento se tornan aullido. Gritos como garabatos casuales tallados por un preso en la pared. Hay permanentes jadeos, como trasfondo de un temor que parece confidencial.

Estoy en la Sala 14-A del Santo Tomás, junto a otros hombres desvalidos, casi todos hijos de la negritud. La mayoría de los médicos, enfermeras, residentes, tienen ese ascendiente, el viejo brillo fanoniano apagado ya en los cuerpos. El doctor Fernando Gracia, jefe de neurología, afamado, dictamina con rigor y experiencia. Ha sido o es el ministro de Salud de su país. La calma de los grandes médicos hace también al sigiloso pánico de los pacientes. Habiéndome desplomado en el Aeropuerto, lo que iba a ser un vuelo previsible hacia la Argentina se transformó en una internación de urgencia, porque un “rayo misterioso”, para hablar gardelianamente, se había alojado en mi cabeza y eso compondría lo que las enfermeras de la Terminal Aérea llamarían ACV, fatídica sigla, si es que casi todas las de esa índole no lo son. De modo que ambulancia y hospital en vez de avión.

En la guardia del Santo Tomás debo dejar mis pertenencias, llaves, dinero, documentos, los clásicos signos civiles de una identidad que creemos firme, pero es mucho más pasajera en los hospitales que en los aeropuertos. Todo cabe en una bolsita transparente. Una simple tira plástica que ponemos sobre nuestra desnudez. Como todo despojamiento, aun siéndolo en beneficio del despojado, nos exonera súbitamente de lo que creemos imprescriptible. Tienen razón las instituciones: todo documento prescribe. Leer más »

Share Button

DESMENTIR EL APOCALIPSIS

Desde la noche de los tiempos, con periodicidad casi regular, profetas de diferentes corrientes, auguraron la inminencia de distinto tipo de Apocalipsis. La situación actual hoy en el planeta y, fundamentalmente, las condiciones de vida del ser humano, con una casi imposible de describir, degradación moral y ética, parece estar dando la razón a las predicciones del caos.
Cuando nos referimos al hambre, la desnutrición infantil, la droga, la trata de personas, etc., en realidad nos estamos refiriendo precisamente a la degradación de la moral y la prostitución de la ética; ya que es a partir de nuestra conducta psicológica las condiciones adecuadas para que tales aberraciones se generen.
Nuestra condición de seres absolutamente egoístas, son el caldo de cultivo ideal para que todas nuestras acciones sean decididamente corruptas.
Bajando a un plano más concreto, y sirva esto como ejemplo, lo que está ocurriendo hoy en Córdoba es una brutal y descarnada muestra de la situación terminal de nuestra moral. Una crisis sin precedentes ni atenuantes induce al total descrédito en las instituciones. La gente común mira de soslayo y con desconfianza a la policía, una institución, que se supone, debe cuidar al ciudadano.
Pero ocurre que, ante los últimos hechos que hablan de vinculaciones entre policías y narcotraficantes y, por carácter transitivo, la imposibilidad que la más alta jerarquía política no esté involucrada, la desde hace tiempo frágil credibilidad en las instituciones quede reducida a cero.
Ahora bien, si la gran mayoría de la población no puede confiar en las instituciones, ¿cómo reacciona? Lo hace de la manera que puede y considera más conveniente para sí misma, cometiendo pequeños y cotidianos actos de corrupción, que sumados configuran una sociedad corrupta, a imagen y semejanza de las instituciones que gobiernan. La obsesión descarnada por el poder y el dinero, se hace evidente tanto en los niveles de conducción gubernamental, como en aquellos que aparecen como púberes dirigentes políticos, que ¡oh casualidad! Distraen dineros hacia sus bolsillos. Igual que el ama de casa que hace fraude en un supermercado. Como el que adultera nafta, o el que roba una señal de cable o se cuelga de la luz. La corrupción está instalada en los genes de la sociedad.
Hace muy poco tiempo, la Presidenta Cristina Fernández lanzó una frase contundente “La Patria es el Otro”. Pero ante los comportamientos que podemos observar, como los ocurridos en Córdoba, creo que esa frase es solo una expresión de deseos, ya que para convertirla en realidad, es necesario un cambio de la matriz psicológica, donde todos y cada uno de los actos de todos los gobiernos, en todos los niveles, estén poseídos de esa idiosincrasia Entonces la copa de las buenas intenciones se llenará de buenas acciones, derramando su contenido sobre el resto de la sociedad, que viendo un buen espejo donde reflejarse, pondrá en práctica el contenido de esa frase, donde el que importa es el otro. Transformando en realidad esa honesta expresión de deseos.
Si este cambio fuera posible, podríamos contradecir el Apocalipsis y desmentir a los profetas, lo cual no es tarea menor, en caso contrario, este artículo también pasará a formar parte de los buenos deseos.

Share Button

UN PROBLEMA SENCILLO Por Adrián Paenza

Lea el siguiente problema, que es muy sencillo. Trate de resolverlo y después (si sigue con algún interés) quiero compartir con usted una breve experiencia. Parece un problema que uno vería en un colegio primario. En realidad, no sólo lo parece, sino que bien podría ser que fuera planteado allí. Sin embargo….
Acá va:
El precio de un traje y una camisa fue de 1100 pesos. Si el traje cuesta 1000 pesos más que la camisa, ¿cuál es el precio de la camisa?
Ahora le toca a usted. Yo sigo más abajo. Leer más »

Share Button

LAS INCREIBLES HISTORIAS DEL MULÁ NASRUDIN

Share Button